inicio | vinos por nombrezona o tienda | contáctenos | valórenos | recomiéndenos 

jueves, 19 de enero de 2017

El mapa de los viñedos españoles por variedades




España es tierra de variedades de vino. Hasta 176 distintas variedades son las que se pueden encontrar entre nuestras fronteras. Analizamos cómo se distributen los viñedos de cada una de ellas.

España es tierra de variedades de vino. Hasta 176 distintas variedades son las que se pueden encontrar entre nuestras fronteras. Esto incluye a las variedades para elaborar vino, pero también a las destinadas para uvas de mesa o mostos. Son los datos que arroja la Encuesta de Viñedo realizada por el Ministerio de Agricultura, con cifras de 2015.

España tiene una superficie total de viñedos para vinificación de 941.154 hectáreas. Castilla-La Mancha, con algo más del 46%, seguida de Extremadura, con cerca de un 10%, suponen más de la mitad de viñedo de la superficie total.

Por el contrario, Asturias y Baleares son las comunidades con menor superficie de viñedo destinado a la vinificación. En el siguiente listado se puede observar cómo se reparten las hectáreas de viñedo a lo largo de la geografía nacional por comunidades.



Las variedades más plantadas en España son la airén, seguida por la tempranillo, la bobal, la garnacha, la macabeo y la monastrell.

En el siguiente gráfico se puede observar el peso en hectáreas que tiene cada una de las variedades principales plantadas en España.



Castilla-La Mancha, el viñedo de España

La variedad airén, considerada por mucho tiempo como de poca calidad, representa cerca del 30% del total de viñedos del país. En el 2010 se calculó que la airén era la tercera uva con más superficie cultivada del mundo.

En su distribución (seleccionando la variedad airén en el desplegable superior del mapa) podemos observar como Castilla-La Mancha es territorio ganador para esta variedad, seguida por mucha distancia por Madrid.

Si escogemos la tempranillo, la más plantada entre las tintas españolas, la superficie de viñedo más grande de España se encuentra también en Castilla-la Mancha, seguida por Castilla y León, que cuenta con algo más la mitad de viñedos que la otra Castilla.

La Rioja, con una superficie muy inferior se sitúa en tercera posición, lo que denota la importancia de esta variedad en los vinos de Rioja, en los que es el protagonista indiscutible que le ha granjeado la fama mundial de la denominación.

En cuanto a la tercera de las variedades más plantadas, la bobal o provechón, también Castilla La-Mancha ocupa la primera posición. El que podríamos considerar como “el viñedo de España” cuenta con más de 34.000 hectáreas plantadas. Está seguido por la Comunidad Valenciana, donde esta variedad tiene un protagonismo indiscutible, con más de 26.000 hectáreas.

Respecto a la cuarta variedad más plantada, la garnacha, además de contar con la mayor superficie de viñedos plantada en Castilla-La Mancha, con más de 19.000 hectáreas; reina en Aragón, donde es la variedad más plantada (más de 16.000 hectáreas de viñas de esta variedad).

En cuanto a la variedad macabeo, una de las que forman el coupage clásico del cava, también encuentra en Castilla-La Mancha su mayor viñedo (más de 14.000 hectáreas), seguida por Cataluña (más de 12.000 hectáreas). Extremadura obtiene el “bronce”, con sus más de 6 millones de hectáreas, quizá por influencia del cava extremeño.

Fuente de los datos: Encuesta de Viñedo 2015 del Ministerio de Agricultura.

Visto en unbuenvino.com.

8 maneras de catar el vino


Ocho formas de degustar vinos para ocho diferentes momentos.

En el mundo del vino la 'cata' es la acción encaminada a examinar, valorar, comparar o identificar vinos por su color, aroma, gusto y sensaciones táctiles en boca.

Por extensión, y según el contexto, también se denomina cata al evento organizado para tal fin.

En el mundo profesional del vino, cualquier persona que degusta distintos vinos para su comparación, evaluación, valoración y/o identificación se denomina 'catador'. Para ejercer de catador profesionalmente se requiere de conocimientos técnicos y cierto grado de preparación.

En lengua inglesa, la palabra 'tasting' también puede ser utilizada como sinónimo de degustación o prueba, que simplemente es el acto de saborear o beber pequeñas cantidades de vino por placer o disfrute, sin necesidad de evaluación o comparación.


La cata de vinos consta por tanto de tres fases: la visual, la olfativa y la gustativa, y esta última se divide a su vez en entrada, evolución y final de boca.

Los vinos se suelen agrupar en 'tandas' para realizar su cata, y aquellos que participan en ella pueden escribir testimonios sobre cada vino que prueban o examinan mediante las denominadas 'notas de cata'. La cata de vinos implica siempre comparación y valoración, por muy subjetiva que ésta sea.


Bodegas Torres nos da las claves de los diferentes tipos de catas que nos podemos encontrar, según su finalidad, el procedimiento de cata y la cosecha.


Por su naturaleza, las catas de vino pueden ser de cuatro tipos bien diferenciados:

  • cata técnica,
  • cata comercial,
  • cata maridaje y
  • cata privada.


Por la manera de realizarse, se pueden dividir en:

  • cata a botella descubierta,
  • 'cata a ciegas' y
  • 'cata doble ciega'.


Otra clasificación, según las añadas, distingue la:

  • cata vertical de la
  • cata horizontal.


Veamos a continuación cada una de ellas:

1. Cata técnica.

Cata profesional realizada en la bodega por el enólogo, bien para determinar y comparar las características de un vino frente a lo estipulado en su ficha de producto o de estilo, o bien para cotejarlo frente a otros, ya de la misma bodega, de la competencia y/o de distintas añadas. Generalmente forma parte de la 'analítica' de los vinos. Se hacen regularmente catas técnicas de vinos en depósitos, barricas o en botella, y en ellas se incluyen y registran parámetros de vinificación, además de un pormenorizado informe organoléptico.


2. Cata comercial.

Aquella realizada por comerciantes, periodistas o aficionados. Las catas comerciales influyen en las decisiones de compra y consumo, además de servir para elaborar guías de vinos y clasificaciones, las cuales variarán dependiendo de los sistemas de 'valoración' empleados. La cata puede realizarse bien a botella descubierta, bien como cata a ciegas, o incluso como cata doble ciega.


3. Cata maridaje.

Cata en la que se comparan vinos para determinar los mejores acompañamientos de platos y alimentos concretos.


4. Cata privada.

Es la cata encaminada a la valoración (o tasación) del vino, y en sentido amplio, todos aquellos criterios encaminados a juzgar o determinar el valor o el precio de los diferentes vinos, como, por ejemplo, al evaluar aquellos que se exponen para su licitación en las 'subastas' o ventas en primicia, o simplemente para su comercialización. El proceso de clasificación de los vinos, por lo general mediante cata (ya sea a ciegas o a botella descubierta) se realiza a través de elaboradas notas de cata, otorgándoles una puntuación que los diferencie según su calidad.


5. Cata a ciegas.

Formato de cata que es de uso común en la 'cata comercial'. Se puede realizar por profesionales, periodistas o amantes del vino en general, ya fuere en 'concursos', o simplemente por diversión o para adquirir conocimientos. Mientras que en la cata a botella descubierta el catador puede ver la marca del vino, en la cata a ciegas no. Tiene como objetivo principal que la marca o la bodega no influyan en la 'valoración' del vino. Normalmente los vinos se agrupan por grupos homogéneos en tandas (edad, origen, estilo, variedad de uva, etc.) y se tapan las botellas, de manera que la marca no sea visible en la botella, ni en la cápsula. Todavía es mejor si los vinos se jarrean en decantadores de similar tamaño para impedir cualquier pista visual (silueta de la botella). En general, la temática elegida es conocida por los catadores, y el organizador sabe la identidad y el orden de los vinos, si bien este último no participa. Su versión más extrema es la 'cata doble ciega'.


6. Cata doble ciega.

Cata en la que generalmente no se sabe ni la temática general, ni el orden de servicio de los vinos, el cual es realizado por personas ajenas a los catadores. Está muy de moda en algunos concursos, aunque es algo caótica en el plano profesional.


7. La cata horizontal.

La cata horizontal es una sesión donde se prueban diversos vinos pero de la misma añada, de esta manera comparamos las distintas elaboraciones de los vinos catados y la calidad de la uva empleada.


8. La cata vertical.

La cata vertical es aquella en la que se valora un mismo vino (marca o referencia) pero de añadas distintas.




Visto en vinetur.com

Tres bodegas zamoranas se unen para promocionar sus vinos a través del crowdfunding


Tres bodegas de las comarcas zamoranas de Aliste y Tábara han unido fuerzas en un proyecto común de crowdfunding para dar a conocer sus productos y sentar las bases para una futura región vitivinícola en la zona.

Así, las bodegas Ramayal, de Ferreruela de Tábara; Castro Mendi, de San Blas de Aliste, y Cepas de la Culebra, de Riofrío de Aliste, han puesto en marcha de forma conjunta una campaña de promoción de sus caldos.

La iniciativa, según han informado las bodegas, se enmarca dentro de un plan "más amplio" que pretende fortalecer la colaboración entre las bodegas locales, promocionar el mundo del vino como herramienta de desarrollo local y estudiar la viabilidad de formalizar una figura de calidad para los vinos de la zona "que ayude al desarrollo económico de las comarcas".

En este sentido, se ha recordado que los pueblos de esta zona tienen unas características geomorfológicas y climatológicas "muy concretas", diferentes a otras regiones colindantes, que principalmente vienen dadas por la composición de los suelos (pizarra, arena y limo), por la altura a la que están ubicadas y por el amparo de la Sierra de la Culebra; lo que confiere a estos vinos "un carácter más fresco, diferente y único".

Por otro lado, este proyecto pretende también fomentar el turismo en la zona, que cuenta con "interesantes" recursos antropológicos, históricos y naturales que merecen ser visitados y que necesitan de la difusión necesaria para que se conozcan.


Europa Press. Ver más en: 20minutos.es

Cómo probar el vino en un restaurante


Se acerca el camarero y pregunta: “¿Quién probará el vino?”. Muchos grupos de comensales optan por retorcerse en su asiento y mirar hacia otro lado, como si la cosa no fuera con ellos. Otros, señalan automáticamente a la persona que, en principio, sabe más de vinos en la mesa.

¿Por qué a algunos nos da tanta vergüenza o reparo un acto tan normal como este? Si, en tu caso, es porque no estás segura o seguro de qué tienes que hacer, te contamos cómo probar el vino en un restaurante.


1. Sujeta la copa correctamente

Una copa se divide en cáliz (la parte hueca en la que se servirá el líquido), tallo (la parte fina y larga), y base (la que sirve como apoyo). Sujetar la copa de vino correctamente implica asirla por el tallo o la base.

Las únicas copas que sí deben sujetarse por el cáliz son las de brandy. En este caso, la palma se coloca hacia arriba y la parte inferior del cáliz se cubre con la mano para que el calor corporal mantenga el líquido tibio.


2. Un análisis visual

Sujeta la copa por el tallo o la base y agítala sobre la mesa, haciendo pequeños movimientos circulares. Después, observa. Aprecia cómo las lágrimas resbalan por las paredes, detecta los matices en su color, y encuentra posibles grumos o posos, que te indicarán que debes pedir que sea decantado.


3. Un pequeño análisis olfativo

Vuelve a agitar la copa sobre la mesa. Después, llévala hacia tu cara. Introduce la nariz en la copa y aspira. El objetivo de esto es percibir los aromas y, además, detectar si el vino en cuestión tiene algún defecto.

¿Cómo se hace? Es tan sencillo como preguntarte: “¿Hay algo que me huela mal?, ¿Que me recuerde a vinagre, humedad o incluso huevos podridos?”. Si es así, coméntaselo al camarero.


4. La cata en boca

El último paso es la cata en boca. Lo normal es que, si el vino tiene algún defecto, lo hayas percibido en los dos pasos anteriores, así que deja este momento simplemente para disfrutar.


5. ¡Sin vergüenza!

Esta es una recomendación que debes aplicar en todos los casos: ¡no tengas vergüenza! No te las estás dando de nada ni pareces un snob, solo estás probando el vino correctamente. Cuando el camarero pregunte, preséntate voluntaria o voluntario y sigue nuestros consejos con total confianza y naturalidad.


Por Azucena García-Carpintero en raizdeguzman.es

Martón Códax Vindel elegido "Mejor Vino Blanco Sin Barrica de España"


Por tercer año consecutivo un vino de Bodegas Martín Códax obtiene la máxima distinción en los galardones de la Asociación Española de Periodistas y Escritores del vino (AEPEV).

La crítica ha hablado y lo ha hecho de nuevo para ensalzar las virtudes y la calidad de los vinos de Bodegas Martín Códax. Por tercer año consecutivo la Asociación Española de Periodistas y Escritores del vino (AEPEV) ha otorgado la máxima distinción a uno de los vinos de la bodega cambadesa.

La orientación de sus viticultores hacia la calidad y la implicación de la bodega con el I+D+i, a través de proyectos como el Cenit Demeter o Globalviti o el uso de herramientas como la teledetección, permiten a Martín Códax aumentar constantemente la calidad de sus vinos. Una calidad que es reconocida tanto por el consumidor final como por la prensa especializada.

Primero, en el año 2014, fue Martín Códax Lías 2011. Después, en el 2015, Martín Códax con la añada 2014. En el 2016, ha sido Martín Codax Vindel el vino elegido como “Mejor Vino Blanco sin barrica de España”.

Este Rías Baixas, elaborado con uva 100% albariño, ha sido premiado tras una votación a doble vuelta en la que han tomado parte más del 90% de los miembros de la AEPEV y en la que han tenido que decidir entre las 1055 marcas propuestas en la primera fase del concurso. De éstas, pasaron a la final un total de 143 vinos.

Nacido en el centenario de la aparición del Pergamino Vindel y al que rinde homenaje con su nombre, Martín Códax Vindel es fruto de una viticultura extrema. Una viticultura encaminada a lograr un viñedo de vigor bajo, muy poroso y con una alta superficie foliar que provoca un escaso rendimiento. El resultado, unas uvas rosas de albariño con unas características únicas y gran complejidad aromática.

La vendimia de las uvas seleccionadas para Martín Códax Vindel se realiza de manera manual aproximadamente 20 días después del inicio de vendimia habitual. Realiza una criomaceración -4/-8ºC durante 2 días, maceración en frío en prensa buscando maximizar la revelación de todos los aromas extraídos.

La fermentación se hace a 17 ºC en acero inox y otra parte en barrica nueva de roble francés de 225 de tostado ligero, acabada la fermentación se hace batonage durante unos 4 meses y se somete a crianza en depósito de al menos 1 año. Finalmente se procede al estabilizado, filtrado y embotellado.

Notas de Cata:

Fase Visual: Limpio, amarillo intenso con reflejos de color limón

Fase Olfativa: Intenso, fruta de hueso, manzana madura, membrillo, notas lácticas, especiado, canela, caramelo, muy complejo.

Fase Gustativa: Vino con un amplio paso por boca, muy glicérico y sedoso. Retronasal con notas de chocolate blanco y fruta madura.

viernes, 13 de enero de 2017

Corcho vs Rosca: Pros y contras en 4 preguntas


¿Cuántos momentos recordamos en el que el descorche de una botella ha precedido una cena memorable? Pero… ¿y la felicidad de abrir fácilmente un gran vino solo dando la vuelta al tapón de rosca de aluminio? El tapón de corcho sigue instalado en nuestro imaginario como el sistema de cierre propio del vino aunque cada vez encontramos más tapones de rosca que nos simplifican la vida. ¿Hay alguno mejor que otro? Los confrontamos. A lo mejor al final nos convencen los dos, pero, por lo menos, sabremos qué nos aportan.

¿Cuál garantiza el cierre óptimo?

Corcho: un informe de Retecork (Red Europea de Territorios Corcheros) asegura que, como la estructura de este material es elástica y, en un 90%, compuesta por aire, se adapta perfectamente a la botella. Además es prácticamente impermeable a los líquidos y se desliza muy poco, lo que garantiza que el envase quede perfectamente cerrado.

Rosca: en este caso, los representantes de EAFA (Asociación Europea del Papel de Aluminio) lo tienen claro. El tapón de rosca ya ha demostrado su eficacia durante décadas en las botellas de agua y de bebidas espirituosas. Y en buena parte del mundo, también de vino. "Protegen de contaminaciones y preservan aromas, sabores y el frescor de los vinos", afirman.


¿Cual contribuye más a mejorar el vino?

Corcho: "El tándem formado por la barrica de roble y el tapón de corcho, ambos provenientes de dos árboles del mismo género botánico, el Quercus, es insuperable para la obtención de un vino con las mejores cualidades", sentencia Retecork. Lo cierto es que el corcho permite la microoxigenación (esto es, que penetren dosis mínimas de oxígeno en la botella) y eso puede provocar resultados positivos como la reducción de taninos, una disminución de la astringencia y la eliminación de aromas reductivos (esos que reducen la sensación de frescor del vino).

Pero… cuando se dice que un vino "sabe a corcho" ¿no es porque el tapón ha alterado negativamente el vino? Es un sabor desagradable fácilmente perceptible… No entraremos en tecnicismos, pero transcribiremos parte de la respuesta que da Retecork: "Se trata de una alteración del sabor del vino que viene determinada principalmente por la presencia de Tricloroanisol (TCA). (…) Merced a los estudios que se están realizando, se sabe que el TCA no es una molécula exclusiva del tapón de corcho ni del vino. Se ha hallado TCA en botellas que nunca han sido tapadas con corcho, e incluso se puede presentar en otros alimentos, bebidas y materiales." O sea, ningún sistema de cierre sería inmune a la contaminación por TCA.

Rosca: lo mejor de este sistema es que no altera el contenido del envase, considera EAFA. Es el propio líquido el que mejora, el tapón solo debe protegerle de agentes exteriores indeseables. Pero pongamos cifras para valorar cuánto más eficaz sería el tapón de rosca que el de corcho. Según los cálculos que maneja esta asociación, entre el 2% y el 5% del vino embotellado de manera tradicional (a nivel mundial) se echa a perder, mientras que, con cierres de aluminio, sólo entre un 0,2% y un 0,5%. A lo mejor el tapón de rosca no mejora el vino, pero en cambio daría más garantías para conservarlo en condiciones.


¿Cuál es más sostenible?

Corcho: la industria del corcho ha lanzado una verdadera cruzada para defender el papel de su actividad en la preservación del medio ambiente y de los paisajes tradicionales de alcornocales. "La extracción del corcho es una actividad sostenible y su rentabilidad es sinónimo de garantía de conservación del alcornocal, ya que si no hay demanda de corcho, los bosques pierden su valor económico y pueden ser abandonados", alertan desde Retecork. Y añaden: "Se debe conservar el alcornocal para mantener un ecosistema que colabora en paliar problemas ambientales globales como el cambio climático, la pérdida de biodiversidad o la desertización, entre otros". Ahí es nada.

Rosca: EAFA aporta una catarata de datos para demostrar que su producto es ambientalmente interesante. Nos quedamos con dos: Desde que se inició su producción (en el siglo XIX), el 75% del aluminio producido en el mundo está todavía en uso. Reciclarlo no es costoso: en este proceso se ahorra hasta un 95% de la energía necesaria para su producción inicial. Pensaremos en ello.


Pero… ¿Cuál nos gusta más?

Corcho: forma parte de un ritual, de una manera ancestral de beber el vino, tiene algo de mágico. Ese es su valor añadido que no se puede calcular. "El corcho evoca la cultura mediterránea, la artesanía y el buen gusto. La ceremonia de destapar una botella de vino pierde su sentido si el tapón es sintético. No es casualidad que los mejores vinos y champanes del mundo lleven tapón de corcho", proclama Retecork.

Rosca: dejémonos de poesía. EAFA asegura que el mercado del vino cada vez más demanda tapones de rosca. Es cierto que son los países del llamado Nuevo Mundo vinícola los que lo han asumido con más naturalidad: Nueva Zelanda (95% de las botellas), Australia (80%), África del Sur (60%), Chile (60%)… Su gran valor es su aspecto más práctico. "Tienen una excelente relación precio/calidad, son fáciles de abrir y volver a cerrar con un simple giro, además de prácticos para almacenar y transportar", dice EAFA. Una encuesta europea detectó, en 2014, que en grandes mercados del continente los consumidores ya valoraban el tapón de rosca como el más adecuado (el 68% en Reino Unido y Alemania). Aún así, en España es una opción minoritaria.


Enfrentados uno y otro, casi parece que quedamos en tablas. ¿Puede ser que corcho y rosca convivan más todavía en el futuro? ¿Seducirá el aluminio a los grandes vinos? ¿El corcho se dejará perder a los vinos populares? ¿Los más habilidosos en el uso del sacacorchos permitirán que un tapón de rosca les impida lucirse? ¿Los que siempre piden que les abran el tapón de corcho pedirán solo tapones de rosca en el restaurante?

Y tú, ¿te decides por alguno de los dos?



Por Laia Zieger en clubtorres.com.

Forbes se fija en las bodegas en su ranking de empresas más antiguas de España


La prestigiosa revista internacional Forbes ha elaborado su lista de “Las 13 empresas más antiguas de España”, y como no puede ser de otra manera entre ellas hay bodegas, un total de seis. Este hecho da idea de la tradición vitivinícola en nuestro país. La primera de la lista es Codorníu (creada en 1551) y le siguen otras cinco con origen en Andalucía: en cuarto lugar Bodegas Alvear (1729), Bodegas Osborne (1772) en séptimo, Bodegas Barbadillo (1821) en novena posición, Bodegas Caballero (1830) es la décima y Bodegas González Byass (1835) está la décimo primera.

Forbes ha dado a conocer “Las 13 empresas más antiguas de España”, una lista en la que de trece firmas, seis son bodegas. El primer puesto del ranking lo ocupa Codorníu que atesora más de 460 años de experiencia en la elaboración de vinos y cavas de calidad. Pero la lista la engrosan otras cinco bodegas más:

  • Bodegas Alvear (4º puesto)
  • Bodegas Osborne (7º puesto)
  • Bodegas Barbadillo (9º puesto)
  • Bodegas Caballero (10º puesto)
  • Bodegas González Byass (11er puesto)

La cabecera del ámbito financiero y económico de reconocimiento internacional Forbes ha incluido en su lista a seis bodegas y considera a la más antigua de España al Grupo Codorníu Raventós, que encabeza el primer lugar de esta clasificación. Así lo ha revelado la publicación en una de sus tan esperadas listas de ranking que publica de forma anual, concretamente la que incluye las compañías más antiguas del estado español.

Codorníu, la empresa más antigua de España

En palabras de Forbes, “Era el año 1551 cuando Jaume Codorníu decidió dedicarse a la producción de vinos. Un siglo después, la familia Raventós se hacía con la masía que durante más de 460 años ha sido el corazón de una bodega referente en el mundo del cava. El negocio de vinos se ha ido consolidando con la adquisición de nuevas bodegas tanto a nivel nacional como internacional. En la actualidad el grupo, bajo la batuta de Mar Raventós, goza de una excelente salud financiera en un mercado que todavía sigue creciendo.”

Desde sus inicios, Codorníu explica en un comunicado tras saber de esta mención que ha permanecido “en manos de la misma familia y ya son 18 las generaciones dedicadas a la tierra y herederas de un saber enológico que han sabido transmitir de padres a hijos junto con el legado de sus antepasados”. De este modo, destaca que el grupo es en la actualidad “un referente mundial, líder en la elaboración de vinos y cavas de alta calidad y una de las compañías vitivinícolas más importantes del mundo”.

Además de ser la empresa con mayor trayectoria de España, presume hoy también de ser una de las compañías familiares más antiguas del panorama mundial, concretamente la decimoséptima. Se trata ni más ni menos que de la historia de una familia emprendedora de más de quinientos años y pionera en la creación del cava. Las primeras referencias documentadas de la existencia de Codorníu datan del siglo XVI, cuando Jaume Codorníu, propietario de viñas, decidió dedicarse a la elaboración de vinos. Desde entonces Codorníu ha estado íntimamente unida a la tierra, la vid y el vino. Fue en este mismo siglo cuando se produjo un acontecimiento que marcó la historia de esta casa: Anna, la heredera de la masía Can Codorníu, incluidas tierras y viñedos, se casó con Miquel Raventós, viticultor. Este enlace determinó que desde aquel momento, Codorníu y Raventós fueran dos apellidos que quedarán vinculados para siempre como el “alma mater” de la compañía.

A principios del siglo pasado, concretamente en 1914, Manuel Raventós, hijo de Miquel, adquirió 3.200 hectáreas de tierra en lo que hoy es la D.O. Costers del Segre. Así se empezó a gestar lo que hoy en día se conoce como “Grupo Codorníu Raventós”. A posteriori, y con el fin de ampliar el negocio, se han ido adquiriendo y forjando diferentes bodegas en diferentes denominaciones de origen españolas, así como en el extranjero. Actualmente son 10 las bodegas situadas en las mejores regiones vitivinícolas que forman parte del grupo, ocho en España (Bodegas Bilbaínas, Legaris, Scala Dei, Raimat, Bach, Nuviana, Abadía de Poblet, y Codorníu), una en el Valle de Napa en California, (Artesa) y otra en Mendoza – Argentina (Séptima).

A día de hoy, el grupo Codorníu Raventós cuenta con más de 3.000 hectáreas de viñedo en propiedad, lo que le convierte en el mayor propietario de viñedos de Europa. Asimismo, éste ha recibido más de 150 premios y reconocimientos en vinos y cavas en los últimos 5 años.

“Es todo un orgullo que una publicación de referencia a nivel mundial como Forbes reconozca nuestra trayectoria, experiencia y saber hacer”, comenta Javier Pagès, CEO del Grupo Codorniu Raventós. “Codorníu lleva casi 500 años en este sector, buscando la calidad, explorando nuevos cavas y vinos e innovando constantemente. Es nuestra razón de ser el tener viñedos y bodegas propios, invertir constantemente, para de este modo controlar todo el proceso de elaboración y ser dueños de nuestro futuro”.

Más bodegas de la lista “Las 13 empresas más antiguas de España”

Bodegas Alvear

Sobre esta empresa Forbes indica que ya en 1729 Diego de Alvear y Escalera se traslada a Montilla (Córdoba) y construye su centenaria bodega. Transmitida de padres a hijos durante años, ha sabido conservar su carácter familiar hasta la actual octava generación. Y destaca “sus vinos dulces, finos, olorosos y amontillados producidos a base de la peculiar uva Pedro Ximénez“, que “gozan de gran prestigio internacional”.

Bodegas Osborne

“Fundada en 1772, fecha de origen de sus soleras de vino de Jerez, pronto se convirtió en referente mundial de este tipo de vino”, señalan en Forbes. Mencionan que la mayoría de su capital se encuentra en manos de la familia Osborne y que “la empresa ha creado una imagen y marca que han trascendido las fronteras”. Hacen hincapié en” la calidad, innovación y el respeto a los métodos tradicionales” que se han combinado “con una acertada diversificación”. Así, “tras el vino y el brandy se lanzaron al mercado del Rioja (Bodegas Montecillo), de los licores (Anís del Mono) o del jamón de Jabugo (Sánchez Romero Carvajal)”, detallan.


Bodegas Barbadillo

Y seguimos con bodegas de Andalucía, Forbes menciona que en Sanlúcar de Barrameda tiene su corazón esta bodega originaria de 1821 donde la familia Barbadillo (cuando Benigno Barbadillo y su primo Manuel López se instalan en la localidad) comenzó a embotellar sus primeros vinos manzanilla. “Vino de Jerez y brandy que han conseguido con los años ubicarse con prestigio tanto en el mercado nacional como internacional”, matizan. Para Forbes es destacable el hecho de que a empresa ha ido ampliando producto con los años y ahora también está integrada en otras denominaciones como Somontano o Ribera del Duero.


Bodegas Caballero

Sin salir de la zona andaluza le toca el turno a otra empresa vinatera gaditana. En esta ocasión radica de 1830 cuando José Cabaleiro decidió aprovechar el tirón de las exportaciones hacia Reino Unido y América del vino de la zona, para montar una bodega en la que también se comenzaron a producir bebidas espirituosas. Forbes indica que “quizás hoy día, aunque produce diversas referencias, la firma sea conocida sobre todo por su marca más popular, el Ponche Caballero”.

Bodegas González Byass

La bodega jerezana tiene 180 años de historia. Forbes explica que en 1835, un joven Manuel María González, asesorado por su tío José Ángel y Vargas –el Tío Pepe que acabó dando nombre al más famoso de los vinos de Jerez–, decidió fundar la bodega a la vista del emergente panorama que para el negocio del vino se presentaba en aquellos tiempos. Y cuenta que “en poco tiempo alcanzó grandes cifras de ventas. Crucial en esos resultados resultó la labor de Robert Blake Byass, agente de la bodega en Inglaterra, que no dudó en incorporarse como socio de la compañía”. Desde entonces “no ha dejado de crecer, diversificar producto y ampliar mercado”, añade el artículo de Forbes.


Visto en tecnovino.com.

El vino azul que ya no puede llamarse “vino”


Malos tiempos para la innovación en el mundo del vino, se lamentan los creadores de Gïk, el primer -y por ahora- único vino azul del mercado. Y es que una sentencia de hace unos meses les ha obligado a cambiar la denominación y formulación de esta bebida, que a efectos legales ya no puede considerarse vino.

Pese a tratarse de una bebida a base de uva y elaborada como el vino -tal y como sus creadores nos explicaron hace tiempo- el problema reside en el color. Según recoge la sentencia, no hay ninguna categoría específica para el vino de este color dentro del reglamento que regula los productos vitivinícolas, con lo que Gïk se queda fuera de la ley.

“El término ‘vino azul’ no se encuentra entre las 17 categorías mencionadas en el Anexo VII parte II del Reglamento 1308/2013 de 17 de diciembre de 2013 por el que se crea la organización común de mercados de productos agrarios”, explica la sentencia por la cual se paralizaron las ventas de Gïk.

Según ha explicado Aritz López, uno de los creadores de este original vino, el origen del caso es una denuncia anónima, aunque todos los indicios apuntan a la industria del vino. “Durante la primera semana de agosto, recibimos la visita de dos inspectores que, por una denuncia procedente del sector, decidieron parar las ventas y multarnos con una considerable suma”, recuerda López.

Para poder volver al mercado, Gïk no sólo ha tenido que cambiar su denominación, sino también sus ingredientes para pasar ahora a ser un 99% vino y 1% mosto, como ellos explican. Desde hace unos meses, se comercializa dentro de la categoría “otras bebidas alcohólicas”.

Además, sus promotores han organizado una recogida de firmas en Change.org que, bajo el lema #FreedomOfColor, exige que su vino pueda ser considerado como tal más allá del color del líquido. “Entendemos -alegan desde Gïk– que hay quien defiende la tradición y el respetable nombre de sus vinos favoritos, pero no creemos estar haciendo nada malo. Tan solo intentamos acercar este mundo a jóvenes como nosotros. Debe haber hueco para todo”.

De sabor dulce -recuerda en cierto modo al cada vez más popular Moscato- y elaborado con uvas de diferentes regiones del país, desde su lanzamiento se han vendido unas 90.000 botellas de este vino azul. Muy presente en los bares de Bilbao y País Vasco -de donde es originario- también se comercializa a través de diferentes distribuidoras y en su tienda on-line.

Visto en 20minutos.es. Autor La Gulateca.

Demencia celebra sus diez años con un vino de edición limitada


Como dice la canción diez años no es nada, aunque seguro que para Demencia y su equipo significan mucho. Como conmemoración del 10º aniversario de su primera elaboración, presentan un vino de edición limitada con tan solo 267 botellas de producción.

Demencia cierra el año 2016, de manera dulce y ha presentado estos días un vino de edición limitada para conmemorar que se cumplen diez años de su primera añada. Desde la empresa berciana señalan que presentan este producto muy especial “también como homenaje para todos aquellos que de alguna manera han sido parte de este proyecto sin excepción alguna”.

Partían de un sueño: “obtener un gran vino, apoyándonos en nuestra forma de entender el viñedo, su suelo y las uvas de la variedad autóctona Mencía. Una viticultura sostenible, una elaboración artesanal, una cuidadosa crianza y un consumo tradicional asociado a una cultura”. Empezaron en el año 2006, así que ya han alcanzado los 10 años de vida. “Por ello hemos querido hacer algo muy especial en lo que llevamos trabajando mucho tiempo”, añaden.

El vino Demencia 10º Aniversario

Sobre las características de la añada 2012 dicen que hubo un invierno muy seco y un verano fresco pero también muy seco. “Esta sequía nos ofreció una uva muy sana, pero el ciclo de maduración se alargó ya que la planta se bloqueó debido al stress hídrico. Nos ofreció vinos con taninos muy finos y maduros que, aunque bien presentes, resultan placenteros. Para nosotros se trató de una añada excelente que permite mostrar todo el potencial de nuestro estilo Demencia“.

“La condición para crecer es hundirse en la tierra”, reza la etiqueta del vino de edición limitada que ha realizado Demencia y su equipo para conmemorar el décimo aniversario de su primera elaboración.
Y para la elaboración siguieron su filosofía. “Planteamos una elaboración de acuerdo a nuestras pautas: fermentación espontánea con levaduras autóctonas, maceración pre-fermentativa de 2 días, y una leve maceración post-fermentativa de 48 horas”.

El vino se introdujo en barricas viejas de roble francés tempranamente donde – muy sucio y lleno de vida – culminó su fermentación alcohólica. Tras los fríos del invierno, y aplicándole frecuentes battonages, de manera espontánea también se desarrolla la fermentación maloláctica ya en barrica. “Acometemos en este caso una larga crianza con frecuentes trasiegos, completando un total de 40 meses de crianza en roble”.

Pasa tres meses de invierno en depósito de acero inoxidable, donde los fríos estabilizan el vino de manera natural, y fue embotellado sin filtrar el 12 de abril de 2016.

Datos Analíticos de Demencia 10 Aniversario

  • Producción: 267 bot. 0,75l.
  • Grado Alcohólico: 14,00%
  • Acidez Total: 5,90gr/l
  • pH: 3,60
  • Sulfuroso Libre: 20mg/l
  • Sulfuroso Total: 60mg/l
  • Acidez Volátil: 0,66g/l

PVP (España): 90,00 euros. A la venta desde diciembre de 2016.

Visto en tecnovino.com.

España, tercer exportador mundial en valor, vende sus vinos en más de 180 países en 2016


España se sitúa como tercer exportador mundial de vino en valor tras vender sus vinos en 189 países del mundo durante 2016, según los datos ofrecidos por el Observatorio Español del Mercado del Vino (OeMv).

En concreto, el observatorio muestra con datos interanuales a octubre para Francia y España y de septiembre para Italia, que Francia es el país que más vino ha distribuido por un valor de 8.181 millones de euros en 198 destinos, seguido por Italia con 5.521 millones de euros en 180 países.

Por su parte, España ha alcanzado los 2.633 millones de euros en 189 mercados a octubre, lo que supone estar presente en nueve más que el país transalpino y nueve menos que los galos.

En una comparativa de los países en los que están presentes Francia, Italia y España, las bodegas españolas no están presentes en 11 países, donde sí están franceses e italianos, como son Botswana, Djibuti, Groelandia, Islas Wallis y Futuna, Malawi, Isla Monstserrat, Papúa Nueva Guinea, San Pedro y Miquelón, Swazilandia, Tajikistán y Uzbekistán.

De esta forma, España no está presente en mercados internacionales que son relativamente pequeños, ni en pequeñas islas, donde ni el consumo de vino es elevado y la distribución del producto no es sencilla.


Europa Press. Visto en eleconomista.es

jueves, 5 de enero de 2017

Bodegas Ysios ofrece la posibilidad de convertirse en enólogo y crear su propio vino


El cliente recibe dos estuches con el vino realizado por sí mismo. Seis botellas de 0,75 l y un magnum de 1,5 l, en un estuche de madera labrada que reproduce la espectacular cubierta de la bodega.

Plasmar su personalidad en un artículo de lujo como una joya o una prenda de alta costura puede ser un déjà vu. Pero esta propuesta va un poco más allá: crear su propio vino a imagen y semejanza de su gusto más personal. En bodega, a pie de terroir, de la mano de uno de los enólogos más apasionados de esto que ha devenido en llamarse la Nueva Rioja, la que respeta la esencia secular de esta tierra implementando las tendencias de vanguardia.

El druida en cuestión es Roberto Vicente y la bodega Ysios. Un proyecto que han puesto en marcha de la mano del servicio concierge Quintessentially. No requiere experiencia previa ni conocimiento de regla alguna, sino ganas de darse el capricho y curiosidad por aprender las historias que el vino cuenta, para luego arrogarse el inmenso placer de disfrutarlas.

En su coche de campo, Roberto Vicente recoge de mañana a su huésped y juntos recorren los tres grandes terroires de la bodega, parando en sus viñedos y conociendo sus pequeñas historias. Un triángulo mágico en la Rioja Alavesa, entre Laguardia, El Villar y Páganos. A continuación viene la visita a bodega y la cata de sus vinos, mientras el aprendiz de enólogo se empapa de la historia del lugar y su gente, pueblos asentados hace 5.000 años, desde entonces dedicados a la agricultura y la viticultura. "La historia de Laguardia es realmente rica y está a la altura de los más grandes pueblos vinícolas, como Saint Emilion", cuenta el maestro.

A imagen y semejanza

Es el primero de los dos días que dura la experiencia enológica, y el huésped conocerá los secretos de la tierra sin darse cuenta de que su anfitrión, a su vez, está conociéndole a él a conciencia. No hay un código rígido ni unas preguntas establecidas para saber cómo es el gusto vinícola personal. Cuándo y cómo le gusta el vino, ¿entre comidas, en la comida?; afrutado o con sabor a madera; ligero o denso; dulce o áspero, y mil matices más. "Los enólogos hemos abusado mucho de un lenguaje complicado y el resultado ha sido que la gente se ha alejado de nosotros. Se trata de atraer y conocer la personalidad del cliente con cuestiones sencillas".

Dice que así, "con delicadeza", él va sacando el daguerrotipo de la persona y ésta se contagia de su pasión por el vino. "El secreto es respetar los gustos y ser valiente, no seguir las normas establecidas" (tipo: a la carne roja, tinto corpulento; al marisco, blanco afrutado, etcétera) "Pueden darse tantos vinos como gustos hay". El segundo día, le meterá en faena. Ya le conoce. Le hará catar a ciegas los mostos madurados en bodega y le planteará diferentes coupages hasta llegar al equilibrio ideal, según el paladar de su huésped. Cuenta con un número de variables cuya combinación es igual a "n": la variedad ilimitada de gustos de las personas que a él se alleguen. La uva, 100% tempranillo, se ha seleccionado a mano y se ha transportado en pequeñas cestas hasta bodega, donde se ha vuelto a seleccionar; el mosto ha madurado entre 14 y 18 meses (depende de la naturaleza de la uva) en barricas de roble, donde "roble" es factor que multiplica a "n" por: a) su país y/o bosque procedencia (Hungría, América y Francia), en cuyo caso tenemos siete factores más dependiendo del bosque donde haya crecido el árbol; b) la proporción (siempre alta) de roble nuevo donde el caldo haya madurado.

Terminada la aventura, Roberto procederá a lo que él denomina "coupage a una escala mayor". Alumbra así las 24 botellas y los dos magnum que el autor, enólogo por dos días, recibirá en casa etiquetado como tal y con su correspondiente añada. También el envío se personaliza: sólo se hará cuando el cliente lo desee (la conservación en bodega supera siempre cualquier otra aclimatación), en bellos estuches de bambú tallado a mano que reproducen la cubierta del espectacular edificio de Ysios, rompiendo el cielo a imagen y semejanza de esa Sierra Cantabria que confiere la personalidad a sus vinos.

El precio total de la experiencia y las dos cajas con el vino personalizado Ysios es de 6.000 euros, e incluye la pertenencia a los exclusivos servicios concierge de Quintessentially durante un año.

Visto en expansion.com.

¿Por qué la botella estandar de vino es de 750 ml?


Ni de un litro ni de medio. Cuando uno pide una botella de vino recibe un tamaño que puede parecer un poco arbitrario pero tiene una lógica después de todo.

Puede parecer un tamaño arbitrario, pero existe una explicación lógica para que la botella de vino estándar tenga una capacidad de 750 ml. y estaría relacionado con la tradición, pero también con la producción de los contenedores de vidrio.

De acuerdo con un artículo del sitio Vivino, el tamaño de 750 ml. como estándar corresponde a que tal era la cantidad que se suponía que un hombre necesitaba en una comida, pero además a que era el promedio que salía de un sólo golpe al soplar la botella para producirla.

Las botellas de vino se popularizaron en el siglo XIX, cuando se dejó de lado el barril. Mientras en países como el Reino Unido se adoptaron contenedores de 900 ml. (el equivalente a un quinto del galón imperial), en Europa continental se usaban botellas de entre 700 y 800 ml., y ninguna llegaba al litro.

En Estados Unidos se aceptó como estándar la medida de 750ml. en 1979, lo que equivale a un quinto del galón estadounidense (757 ml.).


Visto en minutouno.com. Foto AFP.

Los vinos 'palo cortado' con más puntos Parker


Las últimas calificaciones del equipo del gurú Robert Parker resaltan el valor de estos vinos. Los más misteriosos y raros del marco jerezano y Montilla-Moriles.

Si en el universo vinícola los generosos andaluces representan un elocuente ejemplo de singularidad, el palo cortado lleva esa excepcionalidad al extremo, tanto por su fascinante carácter como por las peculiares circunstancias que rigen su elaboración. Según la definición del Consejo Regulador de la D.O. Jerez, el palo cortado es un "vino de gran complejidad que conjuga la delicadeza aromática del amontillado y la corpulencia en el paladar del oloroso", situando su origen en "aquellos tiempos en los que los vinos fermentaban en botas y, por tanto, había múltiples variables enológicas que provocaban sutiles diferencias".

De estas caprichosas "variables" nace el palo cortado: cuando los capataces de las bodegas jerezanas detectaban en alguna bota de fino (o manzanilla) cierta desviación en la evolución del vino, la señalaban trazando con tiza una raya sobre el "palo" que identifica a los vinos de crianza biológica (sobre velo en flor). Esa partida mudaba al proceso de crianza oxidativa, ya sin velo que lo proteja del efecto del oxígeno y con un mayor encabezado de alcohol, para que alcance entre 19 y 22º y perviva durante décadas en las soleras, madurando su compleja expresión.

Pero, tal como concluye el documental El misterio del palo cortado (2015), este tipo de vino genera polémicas, hasta el punto que algún experimentado capataz asegura que "el palo cortado no existe". Real o imaginario, este vino misterioso continúa deslumbrando a las pituitarias más expertas, tal como demuestran las puntuaciones que The Wine Advocate, la publicación de Robert Parker, otorgó recientemente a los nueve palos cortados que aquí destacamos.

1. Barbadillo V.O.R.S. : 93 puntos Parker.

Bodegas Barbadillo D.O. Jerez. 22 grados.

Soberbio ejemplo del carácter marino de los generosos de Sanlúcar, este viejo palo cortado seduce con sus notas salinas y yodadas y su paladar seco, profundo y prolongado. 80 euros (75 cl).


2. Lustau V.O.R.S: 94 puntos Parker.

Bodegas Lustau D.O. Jerez. 21,50 grados.

Un vino emocionante que sitúa los recuerdos de la madera en un segundo plano. Pura finura, carácter y elegancia. 38,90 euros (50 cl).


3. Tradición V.O.R.S: 96 puntos Parker.

Bodegas Tradición D.O. Jerez. 19,5 grados.

Con una vejez superior a 30 años, aún conserva rasgos de un fino, envueltos en una extraordinaria complejidad aromática. La boca es opulenta, franca y eterna. 75,90 euros (75 cl).


4. Lustau Península: 96 puntos Parker .

Bodegas Lustau

Palo cortado amable, con acentos de melaza, caramelo y especias dulces. Un valor seguro por su relación precio-calidad. 18,90 euros (75 cl).


5. Solera 1955: 95 puntos Parker.

Pérez Barquero D.O. Montilla- Moriles. 22 grados.

De la colección que celebra los 50 años de la fundación de esta bodega, es un palo cortado muy propio de Montilla, perfumado y amable en boca. 158,80 euros (75 cl).


6. De añada 1987. 97 puntos Parker.

González Byass D.O. Jerez. 21,90 grados.

Última saca de los rarísimos palos cortados de añada de González Byass. Sólo 987 botellas de un elixir fabuloso, con notas de umami, caramelo, cacao... y una memorable persistencia. 218 euros (75 cl).


7. Viejísimo Abuelo Diego: 96 puntos Parker.

Alvear D.O. Montilla- Moriles. 19 grados.

Parker reivindica la nobleza de los generosos de Montilla con el espaldarazo a este viejo "abuelo", envuelto en matices de maderas nobles, seco y punzante. 30 euros (75 cl).


8. Antique: 93 puntos Parker.

Rey Fernando de Castilla D.O. Jerez. 20 grados.

De la gama más selecta de la bodega del noruego Jan Pettersen, se distingue por su color ligero, recuerdos de frutos secos y dátiles y paladar fino. 34,90 euros (50 cl).


9. Viejísimo Cayetano del Pino 1/5: 95 puntos Parker.

Viniberia D.O. Jerez. 21 grados.

Una gema desconocida en España pero muy apreciada en Reino Unido, de una bodega fundada en 1858 y reconvertida en almacenista. Especiado, profundo, salino y eterno. 24 euros (37,5 cl).


Visto en expansion.com. Autor Federico Oldenburg. Foto J.M. Presas.

Crea una web para combinar vinos y quesos, usando un programa de genética molecular


Un profesor Universitario crea un sitio web para elegir vinos y quesos utilizando un software de análisis de complejas redes genéticas.

Un profesor de la Universidad de Toronto ha creado una aplicación gráfica de mapas interactivos con unas 1.000 combinaciones de vinos y quesos ideales partiendo de una herramienta que él y su equipo de científicos de computación y genetistas moleculares suelen utilizar en la Universidad para analizar complejas redes genéticas.

El profesor Gary Bader, autor de la aplicación, afirma haber desarrollado la herramienta a propuesta de su mujer, que le sugirió utilizar un programa de la Universidad para mapear visualmente las relaciones entre los genes y las moléculas para encontrar la perfecta combinación con el vino y queso.

Así nace www.wineandcheesemap.com un sitio donde los usuarios pueden explorar los mejores maridajes de unos 100 vinos tintos y blancos con 270 tipos de quesos de todo el mundo.

"El sistema permite ver rápidamente patrones que serían muy difíciles de encontrar si estuviera mirando un listado" afirma Bader para BBC.


La búsqueda se puede realizar por tipo de vino o de queso. Por ejemplo, un usuario introduce el tipo de vino y el programa arroja los diferentes quesos que combinan con él, o viceversa. También ofrece la posibilidad de maridajes alternativos para los casos en que no sea posible encontrar el queso sugerido.

El sitio es alimentado por Cytoscape , software diseñado para la investigación biológica y para el análisis de redes complejas y mapeo. Fue desarrollado por un equipo internacional de investigadores, incluidos los de laboratorio de Toronto del Dr. Bader.

Cytoscape es utilizado por los genetistas y biólogos de todo el mundo para mapear y visualizar datos sobre los genes asociados a enfermedades como el autismo y el cáncer, y para encontrar nuevos tratamientos.

Los maridajes están basados en las recomendaciones de la guía de vinos y quesos del mundo del experto estadounidense Max McCalman.

Visto en winetur.com.

Botani elecigo entre los tres mejores del 2016 por Robert Parker


El reconocimiento de Parker, “Greatest Value Wines of the Year”, es uno de los más importantes del sector internacional.

Es el primer vino de Málaga y uno de los pocos españoles en lograr el reconocimiento.

Botani es un vino orgánico que se elabora con una viticultura artesana y heroica, con vendimia manual realizada en mula por la extremada pendiente de las laderas de las montañas malagueñas con pisos de cuarzo.


El sector del vino español cierra 2016 con una excelente noticia y es la elección de uno de nuestras propuestas más singulares, Botani, como uno de los tres con más valor del año que termina por Robert Parker. El moscatel seco malagueño Botani ha compartido el reconocimiento con dos vinos californianos, un chardonnay y un cabernet sauvignon. Robert Parker es el crítico estadounidense más influyente del mundo y sus criterios y puntuaciones marcan tendencias de estilo y ventas en el mercado internacional. Para el bodeguero Jorge Ordóñez es una gran noticia para nuestros vinos, por el valor y difusión internacional de reconocimiento.

Robert Parker ha comentado de Botani 2015 en su cata personal: “tiene todos los aromas de un ramo de flores increíblemente hermoso, razón suficiente para consumir este vino de cuerpo medio, super fragante y seductor, con un toque crujiente. Un vino elegante”.

Botani ha sido un vino rompedor y que atesora multitud de reconocimientos desde su primera añada de 2004. Fue el primer moscatel seco que se elaboró con la Moscatel de Alejandría, que tracionalmente se ha utilizado para pasas y realizar vinos dulces, por la genial iniciativa del enólogo Alois Kracher, uno de los más reconocidos del mundo de vinos dulces.

Robert Parker es un seguidor de Botani desde la primera añada de 2014 y lleva varios años insistiendo que es mejor blanco perfumado del mundo. Así explica el crítico la singularidad de este vino malagueño: “Las viñas viejas, plantadas en 1946, 1968 y 1975, las bellas notas florales y las delicadas frutas tropicales que produce la moscatel de Alejandría (el clon más antiguo de la familia Muscat) de Botani deben de destacarse y conocerse”.

Botani se fermenta con levaduras salvajes sobre lías, en cubas de acero inoxidable, en las que envejece. Se embotella después de ocho meses de reposo. Es un vino que se embotella muy pronto, para conservar los aromas y debe de beberse en su primer año de vida.

La añada 2015 de Botani se ha presentado con una nueva etiqueta, de corte más clásico y limpio, con el barco del logo de la bodega como símbolo del poder de exportación por mar histórico de los vinos malagueño. Es aún más fresco en nariz y boca y se ha reducido el azúcar.

viernes, 30 de diciembre de 2016

Cómo conservar el vino que sobra: cuánto dura una botella ya abierta y dónde guardarla


La Navidad es la época de comprar (o desempolvar) los mejores vinos para brindar con ellos. No es raro que en las comilonas familiares se descorche más de una botella pero, una vez que se quita la mesa, es frecuente darse cuenta de que alguna no se ha consumido del todo.

Lo normal es volver a poner el corcho y guardarla pero, ¿cuánto aguanta un vino abierto en buenas condiciones? ¿Horas, días, semanas? No cesan ahí las dudas: ¿es bueno guardarlo en la nevera o no? ¿Con el mismo corcho que traía o con otro? ¿Dura lo mismo un blanco que un tinto? ¿Y un vino espumoso y uno dulce?

Alicia Estrada, autora del libro Los 100 mejores vinos por menos de 10 euros 2017 (geoPlaneta), da las claves para conservar el vino sobrante en las mejores condiciones posibles.

¿CUÁNTO DURA EL VINO UNA VEZ ABIERTO?

El color del vino es lo que marca cuánta vida le queda una vez descorchada la botella. "Un vino blanco o rosado dura menos que un tinto y un espumoso aún menos que el blanco", apunta Estrada.

Estos últimas se echan a perder pronto por la desaparición de las burbujas. "Son muy delicados, como mucho duran hasta el día siguiente y poco más. Hay quien dice que 36 horas", explica esta experta, quien recuerda que el truco de guardar la botella con una cucharilla para que no pierda el gas "no vale para nada".

"Los blancos y rosados pueden durar abiertos un promedio de tres días y un tinto bien conservado como mucho una semana", establece como límites para consumirlos.

Pasados estos tiempos el vino ya no estaría en condiciones óptimas para degustarlo pero sí valdría por ejemplo para cocinar. Una opción socorrida es congelarlo: así se puede convertir en granizado o en cubitos para cocinar.

¿CÓMO HAY QUE TAPAR LA BOTELLA?

El primer paso para guardar el vino en buenas condiciones es taparlo, porque de lo contrario el vino se estaría oxidando continuamente por el contacto con el aire.

Sin embargo, ¿vale volver a utilizar el corcho original? "Con el corcho que venía en la botella poco duraría el vino, porque no evita que haya aire dentro de la botella". El consejo de Estrada es adquirir una bomba de vacío —hay de diversos precios pero se pueden encontrar por unos 6 euros— que permite "sacar el aire de la botella y taparla con un tapón especial de silicona que viene incluido". De esta manera el tinto puede llegar a durar una semana.

¿NEVERA O NO?

Otra de las claves para conservar el vino es que no esté expuesto a la luz. "Si está tapado pero le da el sol la luz estaría continuando la oxidación", aclara Estrada. También es aconsejable dejarlo en el sitio más fresco posible. "Si no se tiene una cava, en la nevera, porque el frío ralentiza la degradación del vino", continúa.

En el caso del vino tinto lo recomendable sería sacarlo del frigorífico un rato antes de tomarlo para que coja temperatura ambiente. "Si se va a consumir de un día para otro, vale con guardarlo en un sitio oscuro y no en la nevera", añade.

Lo lógico es guardar la botella en posición vertical para evitar posibles accidentes y que se derrame el contenido, pero esta experta añade otro motivo: "Hay que dejarlo siempre de pie para que haya el mínimo contacto posible de aire con el vino. Si la botella se guarda tumbada la superficie de vino en contacto con el aire sería mucho mayor".

CÓMO CONSERVARLO COMO UN PROFESIONAL

Para los sibaritas de los vinos, Estrada recomienda un aparato denominado Coravín, cuyo precio ronda los 250 euros y que permite servir el vino de la botella sin tener que descorcharlo. Lo suelen utilizar en algunos establecimientos para servir los vinos más caros.

"Es para amantes del vino, gourmets y botellas muy especiales", puntualiza. Con este dispositivo "un aguja de acero inoxidable de diámetro mínimo atraviesa el corcho" y, a medida que se introduce, el aparato mete un gas inerte en la botella.

"El corcho recupera luego la normalidad y el gas no permite que se meta oxígeno", aclara la autora. "Se puede servir una copa ahora y la siguiente a los tres meses y estará en perfectas condiciones".

CÓMO GUARDAR LOS VINOS DULCES

¿Qué ocurre con los vinos dulces o de Jerez, con los que es habitual servir algunas copitas sin llegar a acabar la botella? Según Estrada, suelen conservarse bien: "Si se guardan en lugares oscuros y fríos son los que más duran. Un manzanilla, un fino o un oloroso pueden estar en la nevera un mes y mantenerse en buenas condiciones".

Visto en huffingtonpost.es. Autor Elena Santos.

La revista Forbes elige un vino de Cariñena entre los 20 mejores tintos del mundo


La revista estadounidense Forbes ha elegido el vino Menguante Garnacha Selección 2012, de los viñedos y bodegas Pablo, entre los veinte mejores tintos del mundo por debajo de 20 dólares, una calificación que sólo han logrado tres caldos españoles y el único de Aragón.

En el artículo, firmado por Nick Passmore, se ha seleccionado el vino de la bodega situada en Almonacid de la Sierra (Zaragoza) y perteneciente a la D.O.P. Cariñena como uno de los 20 mejores de su rango.

Menguante Garnacha Selección 2012 ya había recibido previamente excelentes críticas de prensa especializada como Robert Parker en "The Wine Advocate" o Stephen Tanzer en "Vinous"

Passmore ha definido este vino como "brillante y fresco" y ha dicho sobre él que está "lleno de corazón y alma", han indicado fuentes de la bodega en un comunicado.

Responsables de Viñedos y Bodegas Pablo han asegurado que este reconocimiento les anima a seguir apostando por las variedades autóctonas, como la Garnacha, la Cariñena o el Vidadillo, toda vez que han mostrado su confianza en que tendrá una repercusión en sus exportaciones, sobre todo al mercado estadounidense, donde se disfruta de sus Menguante y Gran Viu desde hace 15 años.

"Esperamos también que nos ayude a consolidar nuestra imagen en Aragón", han concluido.

Por EFE. Visto en elperiodicodearagon.com.

Grandes espumosos para recibir el Año Nuevo


Seis champagnes y seis espumosos españoles para acabar el año.

Es en esta época del año cuando hacen su agosto los vinos espumosos, porque su marketing histórico los sitúa como indispensables para celebraciones y brindis. Pero es precisamente en ese mes, de verano y calor general, cuando estos maravillosos blancos de doble fermentación, bien fríos, están perfectos y es cuando más apetecen. Ahora todo el mundo los toma al terminar las comidas, a los postres, que no pegan nada; porque cuando estos vinos están mejor es como aperitivo y en muchos casos durante la comida.

Pero las fiestas son las fiestas, así que para celebrarlas, EXPANSIÓN ha seleccionado doce grandes espumosos de gama alta. Seis son champagnes y seis son españoles, cuatro cavas, y dos que hace ya tiempo dejaron esa denominación de origen y vuelan por su cuenta, aunque también en la zona del Penedés. Estos son los seleccionados:

Espumosos españoles

AT Roca Reserva Barrica Vinya Espalder 2013

Hace ya unos años que Agustí Torelló, apoyado por su hijo del mismo nombre, abandonó la denominación de origen Cava para formar parte de la de Penedés, que con el nombre de Classic, agrupa a los espumosos de calidad. Tiene siete meses en barrica y 30 meses en botella. En nariz dominan los aromas de manzana fresca, toques de vainilla de la madera y tonos minerales. En boca tiene muy buena acidez, fresco y equilibrado, muy sabroso. Su precio es de 25 euros.


Codorniú Ars Collecta 456 del 2007

La poderosa firma Codorniú ha dado un muy buen salto en la calidad con el nacimiento de la colección Ars Collecta. Varios cavas especiales de finca, el 456 es mezcla de los mejores de ellos, y se llama así por las 456 vendimias que la casa presume que ha realizado a lo largo de su dilatada historia. Con 90 meses en barrica presenta tonos ahumados y tostados, junto con fruta madura y recuerdos de flores secas. En boca es denso, aterciopelado, sedoso y muy vivo. Su precio es de 175 euros.


Freixenet Casa Sala 2007

De la gran variedad de cavas que produce esta compañía se ha seleccionado el más emblemático, que se hace artesanalmente en la masía Casa Sala donde nace la historia de la marca. Es un brut nature gran reserva con 84 meses de crianza en botella. Esa crianza se nota en nariz con esos típicos tonos de pastelería, recuerdos ahumados, pero sin tapar esa fruta de fondo bien persistente. En boca aparece potente y rotundo, pero a la vez fluido y alegre, con muy buena acidez y equilibrio. Su precio es de 40 euros.


Gramona Enoteca Gran Reserva 2001

Esta casa con más de un siglo a sus espaldas es una de las de mayor prestigio de toda la denominación de origen, manteniendo sistemas tradicionales y ejemplo de trabajo bien hecho. Este Enoteca de larguísima crianza de 168 meses es una auténtica joya. Intenso, complejo, muy elegante en nariz, presenta de todo: fruta muy madura, recuerdos de manzana asada, balsámicos, tostados de la larga crianza. En boca aparece rotundo, potente, poderoso, pero a la vez sedoso y aterciopelado. Su precio es de 130 euros.


Raventos i Blanc Enoteca personal Manuel Raventós 1998

Son los herederos directos de la familia inventora del cava; y sin embargo hace unos años abandonaron la denominación de origen para ir por su propio camino, defendiendo muy expresamente los vinos de pagos determinados. Delicioso este vino seleccionado por el presidente de la compañía y cargado de complejidad, sutileza y elegancia. Aparece muy maduro de frutas blancas, tonos yodados; y con una boca espectacular, potente, sabrosa, muy larga y persistente. Su precio es de 140 euros.


Recaredo Turo d'en Mota 2005

Esta casa es otra de las referencias de cavas de altísima calidad. Se especializa en largas crianzas y en defender que sus vinos sean una fiel expresión del terruño. Turó d'en Mota es una pequeña finca plantada de xare.lo y con 120 meses de crianza. Presenta una nariz compleja y fina con mucho albaricoque, melocotón, recuerdos de buena crianza con sus tonos de pastelería, todo muy bien ligado. En boca está muy equilibrado con su fina acidez, sedoso y sabroso. Su precio es de 105 euros.



'Champagnes'

Dom Perignon Vintage 1998

El buque insignia de la muy poderosa Louis Vuitton Möet Hennessy (LVMH), toma el nombre del abad que supuestamente descubrió el champagne. Son la alta gama de Möet, que fundó esta marca a partir de 1936. Lo distribuye en España la misma multinacional. Este millesimé (o de añada) es espectacular. Presenta una nariz intensa y elegante con almendra tostada, tonos ahumados, piel de naranja, orejones, yodo... En boca es sabroso, contundente, envolvente y largo. Su precio es de 350euros.


Bollinger La Grande Année 2005

Ésta es una de las casas más prestigiosas de Champagne fundada en 1829 y que sigue en manos de la misma familia. Entre sus características especiales es que todos sus vinos pasan un envejecimiento en barrica, antes de ir a la segunda fermentación en botella. Lo distribuye Varma en España. Nariz muy compleja donde aparece la fruta madura, piel de naranja, toques avellanados, flores secas. La boca es muy agradable, fluida, suave, pero a la vez madura y persistente. Su precio es de 115 euros.


JM. Gobillard &Fils 2010 Cuvée Prestige

En 1933 Gobillard, un modesto viticultor, se independiza tras comprar tres hectáreas, y nace esta pequeña firma familiar situada en pleno corazón de Champagne, concretamente en el pueblecito de Hautvillers, donde está la abadía en la que oficiaba Dom Perignon. Presenta una nariz muy agradable con presencia de frutas maduras, frutos secos de almendra y avellana, toques cítricos. En boca está muy bien equilibrado, de paso agradable, fresco, muy vivaz. Su precio es de 60 euros.


Louis Roederer Cristal 2007

Otra firma emblemática fundada en 1833 que enseguida se hace famosa. En 1876 el zar Alejandro II de Rusia les pide un vino especial para él. Lo hacen y presentan el vino en una botella de cristal trasparente. Así nace esta maravilla, que en la añada 2017 presenta una nariz llena de tostados, ahumados, frutas maduras, manzanas caramelizadas, frutos secos; y una boca muy completa, sedosa, aterciopelada, fresca, salina. En España lo distribuye Primeras marcas. Su precio es de 205 euros.


Perrier Jouët Le Belle Époque 2008

Con el matrimonio en 1811 de Pierre Perrier y Adèle Jouët nace esta firma que se convertiría con el tiempo en una de las grandes de la zona. Fueron los primeros en hacer champagne de añada. La anémona que aparece en sus botellas es su participación en el art nouveau. Pertenece a Pernod Ricard. En nariz encontramos fruta blanca como manzana y pera, tonos florales, cítricos, todo muy armonioso y agradable. En boca aparece sedoso, cremoso, fresco. Su precio es de 130 euros


RL Legrás Cuvée Saint Vicent 2008

Los hermanos Legras, René y Lucien, viticultores desde 1808, fueron los iniciadores de esta pequeña pero exquisita firma situada en pleno Côte de Blancs, es decir, la zona productora de los blancos chardonnay. Con uvas procedentes de viñedos de más de setenta años se elabora este cuvée, que presenta una nariz donde aparece la fruta blanca madura, recuerdos de manzana asada, tonos de pastelería, ahumados, y vainillas. En boca tiene prestancia, estructura, y una fina acidez que le da frescura. Su precio es de 80 euros.


Visto en expansion.com. Autor Enrique Calduch. Foto Dreamstime.

Botella de vino que se puede introducir en un buzón de correos


Garçon Wines es una startup del Reino Unido que ha presentado un nuevo envase de vino que se puede introducir en un buzón de correos, se trata de una propuesta con la que se pretende garantizar que los clientes que soliciten una botella de vino, la reciban en casa aunque no estén, pues recibirá el mismo tratamiento que una carta.

La búsqueda de ideas y soluciones innovadoras para satisfacer todo tipo de necesidades, es una constante en la industria de los alimentos y las bebidas, algunas son prácticas y originales, otras no tienen mucho sentido, dependiendo del país en el que se pongan en marcha. Un ejemplo es la botella de vino que se puede introducir en un buzón de correos creada por la startup Garçon Wines.

Parece ser que a Joe Revell, responsable de esta startup, se le ocurrió la idea de crear esta botella, que supuestamente cabe en un buzón, al darse cuenta de que los pedidos de vino no se entregaban o simplemente se dejaban en el felpudo de la entrada. El emprendedor observó que existía un nicho de mercado por explotar, simplemente había que cambiar el envase para que los envíos de botellas de vino dejaran de ser un problema.


Claro, que los buzones de correos del Reino Unido, tanto los públicos para enviar cartas o paquetes, como los instalados en muchos hogares, son diferentes a los que podemos encontrar en países como España, el tamaño del hueco de entrada es mayor, lo que facilita introducir pequeños paquetes. El diseño de la botella es el adecuado para el sistema postal, y cuando se espera una botella y no se está en casa para recogerla, se puede introducir en el buzón fácilmente y sin problemas. Otra ventaja que este joven emprendedor destaca de sus botellas, es la facilidad con la que se pueden almacenar ocupando menos espacio.

El novedoso envase de estilo Burdeos está fabricado en plástico reciclable y su capacidad es de 750 mililitros, al ser plástico, es más difícil que se pueda romper, pero para asegurar que el envío llegue intacto, la botella está protegida en el interior de una caja diseñada para contenerla y protegerla. En el siguiente vídeo podéis ver la presentación del nuevo formato, así como las ventajas que ofrece.



Como en todo, seguramente algunas personas estarán interesadas en el servicio que ofrece Garçon Wines, pero el hecho de que el vino esté envasado en botellas de plástico es algo que puede echar para atrás a más de uno, pocos serán los que quieran guardar vinos en este tipo de envase, tampoco se podrá apreciar del mismo modo que se aprecia cuando es servido en una botella de cristal.

El negocio no es sólo la botella, además se ha creado una empresa de suscripción para los amantes del vino que suministra vinos de calidad de todo el mundo. Estos vinos se pueden recibir semanal, quincenal o mensualmente, dependiendo de las preferencias de cada cliente. El empresario ofrece flexibilidad a fin de poder captar el mayor número de clientes posibles para que prueben su servicio.

El caso es que la idea ha llamado la atención en el Reino Unido y parece ser que el empresario ha sido seleccionado para participar en un programa de televisión en el que 12 empresas de nueva creación que compiten demostrando el carácter innovador de sus productos, el ganador se llevará un premio en metálico de 20.000 libras (unos 23.500 euros), una inyección económica que será de gran ayuda para impulsar el negocio.


Anteriormente hemos conocido otras ideas originales que también cuentan con su nicho de mercado, un ejemplo es Vinebox, un servicio de suscripción por copas de vino que permite degustar todo tipo de vinos de calidad de diferentes partes del mundo sin tener que comprar la botella entera. Otra innovación es la venta de vinos réplica que ofrece Replica Wines, empresa que ha desarrollado un sistema supuestamente capaz de imitar las características organolépticas de los grandes vinos, para que aquellos que desean saborear vinos de calidad a un coste un 50% más económico.

En fin, veremos si la propuesta de Garçon Wines sale adelante y si se terminará introduciendo en otros países. Podéis conocer más detalles sobre la empresa, la botella y el servicio que ofrece a través de la página oficial de la startup.

Visto en republica.com. Autor VelSid.

Aromaterapia para Winelovers by Verum


Bodegas y Viñedos crea una gama de velas con aromas de tres de sus vinos: Verum Malvasía, Verum Merlot Selección y Gran Cueva Brut Nature Chardonnay.

El Enólogo, Elías López Montero ha participado junto a un equipo de perfumistas en el proceso creativo de los aromas para que resulten fidedignos a sus vinos.


Bodegas y Viñedos Verum ha creado una gama de velas con aromas de tres de sus vinos: Malvasía, Merlot y Gran Cueva Brut Nature Chardonnay. Un proceso creativo complejo en el que ha estado presente el enólogo de la bodega Elías López Montero para crear junto con un equipo de perfumistas los aromas que recuerden con nitidez a sus creaciones. Ahora los aromas del vino ya no son propios de la copa e inundarán la estancia de todos los amantes del vino, una nueva forma de vestir el hogar con el aroma de los mejores vinos.

Para la creación de las velas, se estudiaron los compuestos aromáticos de cada uno de los vinos para posteriormente reproducirlos. Cada vino es único y es muy difícil reproducir sus aromas en laboratorio, motivo por el que el sentido del olfato del enólogo entró en juego para sintetizar los aromas y centrarse en los más representativos, así cualquier cliente de Verum reconocerá los aromas en las velas y por otro lado, cualquier amante del vino identificará los aromas varietales que representan

La vela que reproduce el vino Malvasía de Verum recuerda aromas suaves y florales con notas a rosa mezclado con notas afrutadas y dulces como la pera acompañadas de un fondo especiado a pimienta.

La vela que reproduce el vino Merlot Selección recuerda aromas vínicos y afrutados con notas de frutos rojos y pespuntes florales de violeta con un toque final de dulzura que recuerda las notas especiadas de canela.

El aroma más difícil de crear fue el de Gran Cueva Brut Nature Chardonnay que nos recuerda un delicioso aroma de crema dulce tostada acompañada de matices cítricos y notas florales con un toque de chocolate en polvo.

Las velas se presentan en estuche individual en vasos de 240 ml y tienen una duración de 48 horas.

Se podrán comprar en la tienda online de la bodega www.bodegasverum.com y en tiendas especializadas de vino y decoración a un precio recomendado de 17,95€ la unidad

Bodegas y Viñedos Verum se encuentra en Tomelloso, Ciudad Real. Un proyecto nacido 2007 de la mano de la familia López Montero, enfocado a alcanzar la excelencia en los vinos y destilados que elaboran, para lo que seleccionan los mejores pagos de la propiedad con viñedos que superan los 30 años de edad media. Pionera en introducir la variedad Gewürztraminer y Malvasía Aromática en Castilla La Mancha. La cueva donde envejecen sus aguardientes, holandas y vinos tiene más de 8000 metros cuadrados en calles repletas de barricas de roble francés y americano en lo que es un homenaje a la historia vitícola de la localidad.